· 

La Esposa Perfecta

®Todos los artículos del blog están protegidos por los derechos de propiedad intelectual, ante cualquier copia parcial o total se emprenderán acciones legales por parte de mis abogados. No al plagio, si a la honestidad.

Hace un tiempo, mi esposo y yo fuimos invitados a pasar el 31 de diciembre, día del año nuevo, en casa de un matrimonio, amigos de nuestro mejor amigo.

 

No los conocíamos antes y pensamos que seria una oportunidad excelente para encontrar nuevas personas.

 

Así que nos arreglamos e hicimos casi una hora de camino para llegar a la ciudad donde vivían.

 

Cuando llegamos, nos recibió el esposo, muy amable, y después de un pequeño tour para presentarnos su casa, nos llevo hasta el sótano, adecuado especialmente para las reuniones sociales que sin duda deberían darse con frecuencia.

 

El sótano estaba decorado con luces preciosas y los adornos típicos de fin de año, una mesa arreglada especialmente y dispuesta a albergar por lo menos 20 personas, estaba dispuesta a la entrada del recinto y más allá, al fondo, una pista de baile con una cabina de música donde el anfitrión se deleitaba explorando sus gustos musicales. (Ese día hubo un amplio segmento de música latina, sin duda en mi honor😉 )

El nos presentó a todos los otros asistentes, parejas muy simpáticas y acogedoras y se disculpó por su esposa, que se encontraba terminando los detalles de la cena.

 

Cerca a la pista de baile, estaba dispuesta una mesa más pequeña con todos los bocadillos del aperitivo, y ahí empezó mi sorpresa, empece a observar diferentes masas de hojaldre, variedad de recetas saladas en vasitos y aun lado, graciosamente dispuesto una jarra con un ponche delicioso.

 

Empece a pensar en la esposa, que había preparado todo eso y no pude evitar compararme, pues en mi experiencia preparando aperitivos, mi máximo nivel de habilidad se reducía a abrir varios paquete de papitas y servirlos en un bol y dado el caso que me sintiera muy inspirada, recuerdo haber innovado con trocitos de queso con jamón.

 

Sin duda tiene muchas habilidades en la cocina - pensé-  y debió pasar todo su día metida en la cocina, ¡la pobre ! Esperaba con impaciencia conocer a la mujer que había elaborado esos platillos y constatar que con todo ese tiempo dedicado a la cocina, estaría exhausta, malhumorada y sin tiempo para arreglarse para la ocasión.

 

Pero mis suposiciones fueron rápidamente derrumbadas cuando ella apareció en la sala unos minutos después, estaba esplendorosa, en un precioso vestido azul, unas ondas perfectas en su cabello y un maquillaje sencillo y natural.

 

¡No puede ser !  - pensé -  ¿como ha podido preparar todo esto y verse tan bella ? seguro debe estar de un genio de los mil demonios , odiándonos a todos y en especial a su marido.

 

Pero no, ella, saludo a cada uno de los invitados, dedicando una sonrisa acogedora, asegurándose que todos estuvieran bien y cómodos y aterrizo luego en las rodillas de su esposo para darle un tierno beso y empezar a disfrutar la noche.

 

Era una mujer encantadora, que en toda la noche no perdió la sonrisa, yo no salia de mi asombro de verla haciendo todo bien, porque más adelante en el transcurso de la noche, me enteré que tenían una bebe preciosa, con solo unos meses de nacida y que en la casa también habitaban un gatito un poco huraño y un pequeño perro que tenia una obsesión compulsiva por su pelota, y que en toda la noche no dejo de pedir, con su carita silenciosa, a cada uno de los invitados, que tiraran la bola para él poder recogerla. 

 

Además de todo, ella trabajaba fuera de casa.

 

Después de cenar, donde la comida estuvo compuesta de dos entradas, dos platos fuertes y una variedad de postres, y de bailar un poco, alrededor de las 3 de mañana, nos despedimos y volvimos a casa.

 

En ese momento, mientras estaba en el auto de regreso, pensé, que esa mujer no era humana, tal vez era un  de androide, o un alien o una princesa de cuento, pero definitivamente no era humana, porque si era humana, eso me convertía en una inútil incapaz que no podía realizar ni la mitad de esas tareas.

 

¿Como podía ser tan perfecta? ¿como podía haber cocinado platos tan numerosos y variados para mas de 20 personas ? encargarse de un bebe, de un perro , de un gato, de una casa y estar absolutamente perfecta y arreglada, ¿sin ayuda?

 

 

Definitivamente, ¡yo no podía hacer ni la mitad de las cosas ! Entonces con una voz de desesperanza le dije a mi esposo: Ella es realmente la esposa perfecta.

 

Mi esposo me miro, entre sorprendido y divertido, con una sonrisa me respondió: para mi, la esposa perfecta eres tu.

 

Y entonces, entendí todo, realmente durante toda mi vida he tenido una obsesión con la perfección, con ser la mejor esposa, la mejor mama, la mejor hija, la mejor trabajadora, a sentir que nunca es suficiente lo que hago, ni que soy lo suficientemente buena, ¿es algo que llevamos las mujeres ? ¿una carga inmensa sobre los hombros pretendiendo ser la mejor en todo y sintiendo siempre frustración por no alcanzarlo ?

 

Hoy después de los 40, he decidido que jamas voy a volver a compararme, porque siempre, siempre, habrá una más bonita, más joven, más flaca, más inteligente, más hábil... hoy, después de los 40 he entendido que no quiero ser perfecta, que lo verdaderamente importante es que tengo alguien a mi lado, que me quiere y me acepta como soy, con todos mis defectos y mis cualidades, y que aún, si no lo tuviera, que puedo aceptarme yo, con lo que soy, con lo que hay.

 

Hoy después de los 40, he entendido que aquella mujer perfecta, no existe, que no existirá jamas y que no pasaré el resto de mi vida a ponerme cargas o exigencias de lo que dicen los demás, la sociedad o quien quiera. 

 

Y tal vez, si todo ese esfuerzo que ponemos en querer ser perfectas lo invirtiéramos en ser más felices, tal vez... nuestra vida estaría repleta de satisfacción.


Hasta aquí llegamos hoy, espero les haya gustado y nos veamos en una próxima oportunidad, no olvides dejarme tus comentarios, si te gusto el articulo o de que te gustaría que hable en una próxima ocasión, si lo encuentras interesante, entonces ayúdame compartiéndolo en tus redes sociales.

 

Y si no lo has hecho, no olvides dejar tu correo en la casilla de abajo, así no te perderás de nada, cada vez que escriba un nuevo articulo, te avisare.

 

Un abrazo y hasta pronto !

 

Ana Maria Gallego

¿Quieres saber más sobre mi? Haz clic en la imagen.

blog de belleza para mujeres mayores de 40 años, cuarenta y algo
blog de belleza para mujeres de mas de 40 años, cuarenta y algo

Escribir comentario

Comentarios: 0